Cambiando conductas...


Para vivir en una sociedad más justa, debemos ser empáticos. La empatía es ponernos en el lugar de los otros para experimentar su sentir. Los recientes eventos de racismo que hemos estado viviendo nos permiten plantearnos cómo podemos brindar a nuestros niños herramientas para combatir este mal social.

Según expertos en el tema de la sociología, el racismo es una conducta aprendida: son sentimientos de desprecio a otro que es diferente a nosotros. Esto se aprende del ambiente en que crecemos, con los comentarios de los adultos, rechazo a los demás y conductas xenofóbicas. Como adultos debemos autoevaluarnos y hacer una introspección para saber si nuestros niños demuestran la conducta porque lo aprenden de nuestro modelaje. De ser así, hay que enfrentar nuestros dilemas y buscar ayuda para exterminar estas conductas. 


Algunos puntos importantes que debemos reconocer para criar un niño sin prejuicios raciales son:

1.Antes de cumplir un año, el cerebro de un bebé ya puede reconocer diferencias raciales. No debemos enfocarnos en resaltar las diferencias. Todos somos únicos y especiales.

2.Para los cuatro años, los niños pueden internalizar prejuicios raciales. Esto desde las concepciones que tenga la familia o comunidad donde se desenvuelva.

3.Ya a los doce años, muchos niños dan por certero lo aprendido de sus padres, y le puede tomar hasta una década para moldear el proceso de aprendizaje para aceptar las diferencias culturales.

4.Los niños expuestos a la sociedad multiracial trabajarán mejor para eliminar los prejuicios, incluso si sus padres no hacen nada.

5.Es importante hablar con los niños para conocer sus experiencias con los prejuicios raciales.

6.Afrontar sus propios prejuicios como adultos y actuar como ejemplo de la manera en que desean que sus hijos actúen ante los demás.

7.Incentivar a sus niños para que sean amables y compasivos con personas de todos los grupos raciales, étnicos y culturales. 

8.Sea un buen ejemplo con diálogo y acciones. 

9.Permita a sus niños tener círculos de amigos variados. Esto les permite participar en actividades y experiencias multiculturales.

10.Viaje y exponga a sus niños a otras culturas, pues ayuda a comprender que hay diversidad en el mundo.

11.Participe en las actividades de sus niños, pues puede abogar mejor por un trato justo hacia los grupos racialmente marginados que compartan con ellos.

12.Enseñe a su niño desde edad preescolar que todos somos distintos. Incluso puede colocar su brazo al lado del de él o ella para mostrarle los diferentes tonos de piel dentro de su familia. 

13.Hable abiertamente con su niño acerca de las razas, la diversidad y el racismo. El tocar estos temas le brinda la confianza necesaria y lo tiene a usted como fuente de información primaria.


Si deseamos profesar la diversidad debemos reconocer nuestros propios prejuicios y reflexionar sobre ellos para mejorar. Si somos modelos adecuados para nuestros niños, podemos ver un cambio en las próximas generaciones.


Comments

Popular posts from this blog

Medidas de seguridad

¿Por qué adquirir un juguete de madera?

¡A recoger mis juguetes!