Responsabilidades en los chiquitines


En estos momentos, donde la mayoría de las familias se encuentran juntas en casa, es bueno trabajar destrezas sociales con nuestros niños. A los niños se les debe pedir ayuda y que realicen tareas de acuerdo con sus capacidades. Cuando se va involucrando al niño en los quehaceres del diario vivir, comienza a nacer en él o ella el sentido de la responsabilidad.

Según la Real Academia Española, “la responsabilidad es la cualidad que tiene una persona que tiene cuidado por lo que hace y lo que dice”. Cuando vamos trabajando la responsabilidad al adjudicarle al niño tareas sencillas, podemos observar cuán dispuestos y preparados están para realizar lo que se le pide.

A partir de los tres años, los niños comienzan a tener más madurez y entendimiento del mundo que le rodea. Todo lo que el niño va a realizar a esta edad, lo va a ir aprendiendo por modelaje. Cuando pidamos que recoja sus juguetes en el canasto, debemos hacerlo con él o ella para que imite lo que estamos haciendo. De esta forma, va a ir tomando responsabilidad por organizar sus pertenencias.

Canción recomendada

Recogiendo, recogiendo, vamos ya, vamos ya

Todo en su sitio, todo en su sitio, vamos ya, vamos ya

 

Por otro lado, cuando ya está en edad escolar es bueno trabajar con nuestros niños lo que son las prioridades. Cuando tenemos varias responsabilidades, debemos colocar en una balanza las actividades que tienen mayor importancia. En estos casos, lo recomendable es hablar con nuestros niños para tomar decisiones en conjunto. El diálogo es nuestra mejor herramienta para hacerle saber al niño que primero debe cumplir con lo esencial, y luego seguir realizando las tareas en orden de importancia. Un ejemplo clásico en este renglón es cuando quieren jugar antes de hacer sus tareas escolares. Como padres o cuidadores debemos dialogar y negociar el logro de las actividades y alguna recompensa, de ser necesaria.

Para lograr que el niño o niña se comprometa con las tareas que se le asignan, podemos realizar los deberes en forma de juego. Si le pedimos que guarde sus juguetes en la canasta podemos cantar mientras lo logramos. Cuando vayamos al patio a regar las plantas, podemos aprender sus partes, los colores de las frutas y la importancia del agua para los seres vivos. Si son varios niños, podemos hacer una competencia sobre quién logra organizar su cama primero y de la forma correcta.

Cuando estamos aprendiendo algo nuevo, nos toma tiempo lograr la perfección. Como padres o cuidadores, debemos tener en mente que estos procesos se completan con dedicación y esfuerzo. Debemos tener paciencia con los niños y motivarlos a realizar las tareas para que adquieran sentido de responsabilidad. Para que se animen a trabajar en casa, ayudar en familia y ser responsables, les comparto unas tablas para que le coloquen estrellitas cuando se logre la meta y puedan recompensar al niño o niña al final de la jornada.

 










Los mejores regalos que puedes dar a tus hijos son las raíces de la responsabilidad y las alas de la independencia.

Denis Waitley


Comments

Popular posts from this blog

Lapso de atención y concentración en los niños

¿Por qué adquirir un juguete de madera?

A un año de iniciar la aventura