Lapso de atención y concentración en los niños

 

Entre tantas interrogantes que nos planteamos los padres en este inicio de curso escolar están las relacionadas con los lapsos de atención y la concentración de nuestros niños. En esta nueva realidad que vivimos, donde los niños del País están tomando sus clases en las casas conectados a un equipo tecnológico, nos surgen inquietudes a las cuales debemos buscar respuestas de inmediato para hacer del proceso uno exitoso.

El entorno en el que el niño está tomando sus clases es diferente al tradicional. Ese ambiente está lleno de estímulos que pueden distraerlo y afectar el proceso de aprendizaje. Debemos trabajar su atención, que es el lograr enfocarnos en un estímulo y bloquear lo que no es pertinente en ese momento. Por otro lado, debemos fomentar la habilidad de la concentración, que es mantenernos atentos a algo durante el tiempo que sea necesario. Para impulsar que el niño esté concentrado y prestando atención a sus deberes escolares, debemos estar al pendiente de algunos puntos:

1.Crear rutina- Si ya de antemano sabe que el niño estará estudiando en casa, una buena idea es dedicar una hora fija durante el día para prepararlo para lo que se va a encontrar en el semestre.

2.Evitar distracciones- A la hora de estudiar, se debe retirar del área de estudios todo lo que no sea concerniente a las materias. Esto incluye personas, mascotas, objetos y ruidos que puedan entorpecer el proceso.

3.Organizar tareas-Con un planificador diario podemos observar a simple vista cuáles son las tareas que pueden darle más trabajo al niño. Una vez identificadas las tareas del día, debemos comenzarlas con las más complejas hasta llegar a las sencillas. Esta recomendación nace porque mientras el niño está más descansado, regularmente en la mañana, puede realizar las tareas más difíciles con mayor agilidad.  

4.Uso de reloj y agenda- El reloj es un buen aliado para ayudarnos a que las tareas se deben realizar en un espacio de tiempo apropiado según la edad del niño. Por otro lado, el organizar el tiempo en una agenda nos ayuda a que el niño sepa de antemano la materia que se estará estudiando en cada espacio de tiempo. Además, los cambios de materia cada cierto tiempo propician que el niño extienda su atención y esté más concentrado en lo que realiza.

5.Resumir al finalizar- Cuando el niño concluya cada materia, como padres podemos pedirle que nos brinde un resumen o lo que entienda que fue lo más importante de la lección para conocer si estuvo prestando atención y concentrado en el material trabajado.

6. Proveer descansos- Para recuperar la concentración y proveerle recesos a nuestro cerebro en el procesamiento de la información, es necesario descansar entre materias.

7.Tener una visión de futuro- Cuando hacemos de la educación un proyecto de vida y lo vemos pertinente, nos sentimos motivados a alcanzar las metas que nos proponemos. Un niño con conocimiento de que la educación le abrirá muchas puertas se sentirá enfocado en lograr la atención y concentración para hacer de su proceso de aprendizaje uno exitoso.



En la tabla podemos observar el tiempo promedio de concentración según la edad de los niños. Este tiempo puede variar según las situaciones y necesidades de cada niño. Se entiende que si este es el tiempo promedio de su lapso de atención, debemos buscar actividades donde el niño pueda enfocarse y obtener el máximo en este periodo.


Comments

Popular posts from this blog

Medidas de seguridad

¿Por qué adquirir un juguete de madera?

¡A recoger mis juguetes!